Kama Secret

Estilo de vida de la masajista tántrica

El Masaje Tántrico no es una habilidad que uno aprenda, sepa cómo hacerlo, y luego vuelva a casa siguiendo con la vida como si solo hubiera aprendido una técnica más. Se requiere de poner en práctica la enseñanza Tántrica en el día a día para luego poder ofrecer un Masaje Tántrico auténtico. 

Durante la sesión, el masajista se vuelve un canal de transmisión del amor y erotismo puro y, a través de su intuición, ofrece al otro lo que más se necesite en aquel momento. Lo que hace la diferencia entre un masajista común y un masajista Tántrico iniciado es la pureza del toque y la intención. Esta pureza se logra a través de una actitud correcta de ofrecimiento y también una rutina de prácticas, tales como: Yoga, Meditación, ejercicios de respiración, una dieta sana, ser exento de adicciones, etc. 

El equilibrio mental/emocional del masajista juega un papel importante porque a través del toque se transmite, de una persona a otra, emociones y estados de consciencia. Para que la experiencia del masaje sea lo más sublime posible, el masajista necesita prepararse adecuadamente, cargarse con la energía que quiere transmitir y estar en todo momento consciente de su estado emocional. Entre un masaje y otro, es imprescindible que haya una pausa, para que el masajista pueda hacer sus prácticas (Yoga/meditación), para otra vez purificar su sistema, su energía, para así poder seguir ofreciendo siempre lo mejor a cada persona. Al final, el Masaje Tántrico, se vuelve un estilo de vida y un proceso de constante evolución y desarrollo personal del masajista. 

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *