Kama Secret

El erotismo como un arte alquímico

El erotismo no puede ser descrito como “ético”; es en sí mismo “no ético”. Codificar el apetito erótico, para colocarlo bajo normas específicas, es inútil y revela una completa falta de conocimiento acerca de las enormes posibilidades que tiene para la generación de energía sutil.

En realidad el erotismo es un verdadero fenómeno alquímico. No hay nada ni nadie para juzgar o analizar esto. Sólo consiste en entenderlo exclusivamente por uno mismo. Así es necesario darse cuenta de la naturaleza de nuestros deseos y pasiones a través de la experiencia directa. El enfoque del erotismo representa un verdadero arte. Este arte implica un conocimiento total de los impulsos fisiológicos en la “fabricación” del amor. También implica una percepción consciente de los procesos sutiles del deseo y nos lleva a las cumbres del placer extático.

Las tradiciones taoísta y tántrica esconden verdaderos tesoros sobre la naturaleza alquímica del erotismo. Hablan sobre el erotismo transpersonal. Excluyen el placer por placerPara entender profundamente la alquimia de “energías vibratorias” tenemos que vivir a través de una variedad de fenómenos psicosomáticos y espirituales que nos harán descubrir sus procesos íntimos. Cuando el deseo se percibe en su manifestación sutil, energética, ocurre una metamorfosis de la atracción sexual que hasta ahora era estrictamente notada sólo al nivel orgánico.

La búsqueda del placer se manifiesta entonces por los placeres sensuales del amor que se origina más allá de la personalidad (emociones, sentimientos), y a veces incluso de forma independiente. El amor físico puede ser considerado un arte verdadero sólo cuando existe un auténtico sentimiento de amor entre las dos personas. Si los dos pueden experimentar este amor y la alegría del otro, pueden entonces “caer” en una relación dual con respecto a la identificación del cuerpo (del inglés fall in love=caer en amor). Esta pareja puede experimentar este placer que puede convertirse en un trampolín para un estado superior de conciencia.

El deseo sexual básico viene a menudo antes del coito. Si se trata solo de la emoción sexual, y no avanza desde un nivel orgánico inferior a un nivel emocional más sutil, que existe, no hay alquimia genuina.

La alquimia de la fusión amorosa implica un conocimiento profundo del erotismo de uno mismo, un control total sobre la energía sexual y la existencia de un puro y libre amor.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *